LA SALUD SEXUAL

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Se acerca el día de la Salud Sexual, efemérides proclamada por la WAS (1) con el fin de atraer la atención e incrementar la concienciación social en esta materia así como desarrollar actividades que con el objetivo de difundir y explicar el derecho a la salud sexual realicen las organizaciones sociales en todos los países.

   La definición de salud Sexual que hace la OMS que se transcribe tiene un amplio contenido, imbricado en la mayor parte de las vivencias humanas.

un estado de bienestar físico, emocional, mentad y social relacionado con la sexualidad que no es meramente la ausencia de enfermedad, disfunción o malestar”

“..requiere un acercamiento positivo y respetuoso hacia la sexualidad y las relaciones sexuales, así como la posibilidad de obtener placer y experiencias sexuales seguras y libres de discriminación y violencia”

   “para que la Salud Sexual se mantenga los derechos de todas las personas deben de ser respetados, protegidos y satisfechos”

   Más allá de interpretaciones culturales –basadas, sobre todo, en las religiones- en nuestro ámbito occidental la Salud Sexual debe implicar la existencia de una serie de ítems que figuran entre los Derechos Sexuales establecidos aprobados por la WAS en su Congreso de Hong Kong y que, muy resumidos, son los siguientes:

-     la vivencia en libertad de nuestra sexualidad

-     expresión de forma segura nuestras preferencias y emociones sexuales

-     el derecho a la seguridad de nuestro cuerpo y al placer sexual

-     la toma de decisiones sobre reproducción de manera libre y responsable

-    educación sexual adecuada e información clara y científica sobre sexualidad

-     Atención clínica en los problemas, disfunciones y enfermedades

-     libre asociación sexual

   Preguntémonos cómo está la Salud Sexual en nuestro país. ¿Se cumplen los ítems señalados? ¿En qué grado? ¿Cómo se traducen en actividades que realizamos todos los dias? Veamos:

   Formalmente poseemos una legislación avanzada, con contenido amplio en la defensa de los Derechos Humanos (los Derechos Sexuales son DDHH) y se respetan los tratados internacionales sobre la materia. Pero…¿se pone en práctica lo reglamentado?. La triste realidad es que NO. Si llevamos a cabo un análisis detallado de los puntos anteriores vemos lo siguiente:

En cuanto a la libertad sexual: sigue sin estar bien visto en algunos ámbitos la vivencia sexual de discapacitados, homosexuales, transexuales, personas mayores, mujeres de algunos grupos de población. Se incrementa el negocio de trata de personas con fines de explotación sexual y el consumo de prostitución y, en algunos casos, se practican mutilaciones genitales a niñas y se conocen casos de matrimonios forzados. Asimismo, se han incrementado los delitos de violación y abusos sexuales.

     Por otra parte, ¿se tiene en cuenta de verdad la importancia del placer sexual? Es algo relegado al ámbito de la intimidad de la pareja o de las amistades sin que nuestros niños y jóvenes salgan con suficiente información al respecto tras su período educativo. Con suerte se incorpora al ámbito de las consultas clínicas como en Medicina de Atención primaria y en Psicología, aunque sigue siendo extraño que un sanitario indague sobre este aspecto en el primer nivel de atención.

En cuanto a la información y educación sexual nos encontramos que si bien la Ley Orgánica 1/2010 de Salud Sexual y Reproductiva establece -por primera vez en nuestro país- el derecho a información y educación sexual en todos los tramos educativos, este mandato dista mucho de cumplirse. Se pierde así una oportunidad de oro para adquirir una base actitudinal que permita acabar con lacras como la Violencia de Género o la Discriminación por orientación o identidad Sexual.

   ¿Y la toma de decisiones reproductivas de forma libre y responsable? Aquí se ha producido un claro retroceso. Hemos visto como la Iglesia ha pasado años intentando volver atrás y ahora el gobierno está decidido a cumplir su deseo de modificar la Ley en el aspecto del aborto, dando la espalda a las mujeres - pero también a los hombres- como sujetos de un Derecho Humano inviolable, relativo a su reproducción.

   Un aspecto mejorable es el de a la atención clínica de los problemas y disfunciones sexuales. Puesto que la atención sanitaria es excelente en nuestro SNS debería aprovecharse para incluir en esta atención no solo la anticoncepción, parto, puerperio, SIDA y ETS sino la prevención de todos los trastornos y enfermedades en los que la sexualidad está implicada. Y ello para todos los rangos de edad y no solo en la época fértil.

   Por último, debe destacarse el aspecto de la libre asociación sexual en el que se incluye la posibilidad de contraer matrimonio libremente, divorciarse, vivir o no en pareja, sea cual sea el sexo de los miembros de la misma. Este es el aspecto en el que España está mejor y es pionera en el mundo.

(1) WAS.-Asociación Mundial para la Salud Sexual.

MarlisGonzález Torres

Psicóloga-Sexóloga

Vicepresidenta de Sexólogos sin Fronteras