Catálogo de buenas prácticas ~ Derechos Humanos e Identidad de Género

Ratio:  / 0

Human Rights & Gender Identity Best Practice Catalogue.

(Catálogo de Buenas Prácticas ~ Derechos Humanos e Identidad de Género)

Captura de pantalla 2012-07-24 a las 20.47.09
Se trata de la continuación al Documento Marco del Comisario Europeo para los Derechos Humanos, del Consejo de Europa, Thomas Hammarberg de 2009. En él se presentan una serie de políticas, inspiraciones jurídicas y prácticas de los países de Europa y va más allá de cómo podrían ser implementadas y aplicadas las 12 recomendaciones contenidas en el documento de debate. Desde TGEU e ILGA-Europa, nos sentimos muy contentos de haber contribuido en forma conjunta a este documento y esperamos que sea útil para el avance de la igualdad de las personas trans en todos los ámbitos de la vida.

Por un lado, el documento es una respuesta a las frecuentes solicitudes de información recibidas de los activistas y formuladores de políticas, y por otro lado se quiere fomentar un mayor liderazgo político para la superación de los (aparentes) obstáculos mediante la referencia a los ejemplos existentes sobre los cuales trabajar.

Sin lugar a dudas, las prácticas presentadas no abarcan completamente, ya que hay muchas más que esta publicación no cubre, y los modelos presentados no son la única manera en cómo mejorar las condiciones de vida para las personas trans. Estamos abiertos a recibir más información sobre buenas prácticas que pueden ayudar a complementar las que se incluyen en el documento. Por favor, envíelas a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. (los e-mails enviados a esta dirección de correo electrónico se envía automáticamente a ambos TGEU y el personal de ILGA-Europa).

Descarga desde:
Página web Transgénero de Europa / sitio web de ILGA-Europa
 
Para solicitar una copia impresa (sólo para Europa), rellene el siguiente formulario:
http://my.ilga-europe.org/civicrm/profile/create?gid=16&reset=1
 
Esperamos que el documento sea de utilidad!
 
Saludos cordiales,
 
ILGA-Europa y Transgender Europe

 

 

 

Introducción a los Derechos Sexuales

Ratio:  / 1

En 1997 con motivo del XIII Congreso Mundial de Sexología, celebrado en València, se hizo manifiesto por primera vez la" Declaración Universal de los Derechos Sexuales" o la llamada "Declaración de València", que posteriormente en 1999 fue ratificada en Hong Kong por la WAS, en el XIV Congreso Mundial de Sexología.


Los derechos sexuales son parte de los derechos básicos de todas las personas, por tanto son universales e inalienables. La Salud Sexual no puede ser lograda sin derechos sexuales para todas las personas, independientemente de su orientación e identidad sexual.

En el 2005, en el XVII Congreso Mundial de Sexología, celebrado en Montreal se hizo por la W.A.S. (Asociación Mundial Salud Sexual). Declaración de Montreal o"Salud Sexual Para el Milenio".

En el 2006 en Canadá, se desarrollaron los Derechos sexuales LGTB o Declaración de Montreal , para salvaguardar y proteger los derechos básicos de la Comunidad LGTB e instar a agencias y organismos internacionales hacer un seguimiento sistemático de los derechos de estas personas.

Conocer, difundir y trabajar sobre los derechos sexuales desde la educación sexual en la infancia, preadolescencia, adolescencia y juventud supone una garantía para su desarrollo como personas sexuadas, donde la igualdad, las relaciones de equidad entre los géneros, la coeducación y la garantía de los derechos sexuales sean los pilares para hacer personas adultas, autónomas y responsables de su propia sexualidad.

La promoción de la salud sexual fomenta la calidad de vida y la realización de la paz. La salud sexual no puede alcanzarse en tanto las personas no estén libres de estigma, discriminación, abuso, coerción y violencia sexuales.

Hay que abogar por la salud sobre la base de los derechos humanos y la solidaridad., establecer normas reguladoras y leyes que garanticen un alto grado de protección frente a posibles daños y la igualdad de oportunidades para la salud y el bienestar de todas las personas, asociarse y establecer alianzas con organizaciones públicas, privadas, no gubernamentales e internacionales y con la sociedad civil para impulsar medidas sostenibles en el ámbito de la promoción de la salud sexual, también tiene que ser un compromiso de toda la ciudadanía, incluidas las personas mayores.


 

 

leer másIntroducción a los Derechos Sexuales

Declaración Universal de los Derechos Sexuales

Ratio:  / 1

Declaración Universal de los Derechos Sexuales o Declaración de València, XIII Congreso Mundial de Sexología, 1997; València (España).

La sexualidad es una parte integral de la personalidad de todo ser humano. Su desarrollo pleno depende de la satisfacción de las necesidades humanas básicas como el deseo de contacto, intimidad, expresión emocional, placer, ternura y amor.

La sexualidad es construida a través de la interacción entre el individuo y las estructuras sociales. El desarrollo pleno de la sexualidad es esencial para el bienestar individual, interpersonal y social.

Los derechos sexuales son derechos humanos universales basados en la libertad inherente, dignidad e igualdad para todos los seres humanos. Dado que la salud es un derecho humano fundamental, la salud sexual debe ser un derecho humano básico. Para asegurarnos que los seres humanos de las sociedades desarrollen una sexualidad saludable, los derechos sexuales siguientes deben ser reconocidos, promovidos, respetados y defendidos por todas las sociedades de todas las maneras. La salud sexual es el resultado de un ambiente que reconoce, respeta y ejerce estos derechos sexuales:

Leer más: Declaración Universal de los Derechos Sexuales

Introducción a los Derechos Sexuales

Ratio:  / 3

En 1997 con motivo del XIII Congreso Mundial de Sexología, celebrado en València, se hizo manifiesto por primera vez la" Declaración Universal de los Derechos Sexuales" o la llamada "Declaración de València", que posteriormente en 1999 fue ratificada en Hong Kong por la WAS, en el XIV Congreso Mundial de Sexología.


Los derechos sexuales son parte de los derechos básicos de todas las personas, por tanto son universales e inalienables. La Salud Sexual no puede ser lograda sin derechos sexuales para todas las personas, independientemente de su orientación e identidad sexual.

En el 2005, en el XVII Congreso Mundial de Sexología, celebrado en Montreal se hizo por la W.A.S. (Asociación Mundial Salud Sexual). Declaración de Montreal o"Salud Sexual Para el Milenio".

En el 2006 en Canadá, se desarrollaron los Derechos sexuales LGTB o Declaración de Montreal, para salvaguardar y proteger los derechos básicos de la Comunidad LGTB e instar a agencias y organismos internacionales hacer un seguimiento sistemático de los derechos de estas personas.

Conocer, difundir y trabajar sobre los derechos sexuales desde la educación sexual en la infancia, preadolescencia, adolescencia y juventud supone una garantía para su desarrollo como personas sexuadas, donde la igualdad, las relaciones de equidad entre los géneros, la coeducación y la garantía de los derechos sexuales sean los pilares para hacer personas adultas, autónomas y responsables de su propia sexualidad.

La promoción de la salud sexual fomenta la calidad de vida y la realización de la paz. La salud sexual no puede alcanzarse en tanto las personas no estén libres de estigma, discriminación, abuso, coerción y violencia sexuales.

Hay que abogar por la salud sobre la base de los derechos humanos y la solidaridad., establecer normas reguladoras y leyes que garanticen un alto grado de protección frente a posibles daños y la igualdad de oportunidades para la salud y el bienestar de todas las personas, asociarse y establecer alianzas con organizaciones públicas, privadas, no gubernamentales e internacionales y con la sociedad civil para impulsar medidas sostenibles en el ámbito de la promoción de la salud sexual, también tiene que ser un compromiso de toda la ciudadanía, incluidas las personas mayores.

DERECHOS SEXUALES

Es algo obvio, pero todavía muchos/as profesionales de la salud no tienen en cuenta que hay sexualidades en plural, y dan por supuesto que todos los varones y/o mujeres que les consultan son heterosexuales.

En este punto es importante recordar que la sexualidad, tal como contemplan la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la World Association for Sexual health (WAS), es uno de los principales indicadores de calidad de vida de las personas, por lo que instan a organismos, asociaciones, Gobiernos a promocionar la Salud Sexual, y para que ésta se logre es necesario que los derechos de las personas, de TODAS las personas, se reconozcan y se garanticen.

Hay que revindicar, que la orientación homosexual tanto masculina como la femenina, se tienen que abordar de una manera integral desde la Sanidad Pública, y así mismo, los/las profesionales sanitarios/as, tengan en cuenta y traten, los problemas de pareja, las disfunciones o síntomas de erección, la eyaculación precoz o rápida, el tratamiento de la ITS, la inhibición del deseo sexual,las anorgasmias, etcétera, de la comunidad LGTB.

Finalmente el diagnóstico, y las fases del proceso de transexualización sean cubiertas en el Sistema Público de Salud y Política Social.

En definitiva, debemos considerar que no hay una única sexualidad, si no que hay distintas sexualidades, tantas como personas existen y que todas son peculiares y específicas.

Leer más: Introducción a los Derechos Sexuales

Los Principios de Yogyakarta

Ratio:  / 0

Imagen Principios de Yogyakarta
INTRODUCCIÓN
A LOS PRINCIPIOS DE YOGYAKARTA

 

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos. Todos los derechos humanos son universales, complementarios, indivisibles e interdependientes. La orientación sexual[1] y la identidad de género[2] son esenciales para la dignidad y humanidad de cada persona y no deben ser motivo de discriminación o abuso.

 Ha habido muchos avances en asegurar que las personas de todas las orientaciones sexuales e identidades de género puedan vivir con la igualdad de dignidad y respeto a que cada persona tiene derecho. En la actualidad, numerosos Estados tienen leyes y constituciones que garantizan los derechos a la igualdad y a la no discriminación sin distinción de sexo, orientación sexual o identidad de género.

Sin embargo, las violaciones de derechos humanos debido a una orientación sexual o identidad de género real o percibida de las personas constituyen un patrón global y arraigado que es motivo de profunda preocupación. Incluyen asesinatos extrajudiciales, tortura, malos tratos, violencia sexual y violación, injerencias en su privacidad, detención arbitraria, negación de empleo y de oportunidades educativas, así como una grave discriminación en el disfrute de otros derechos humanos. Estas violaciones son a menudo agravadas por experiencias de otras formas de violencia, odio, discriminación y exclusión, como las basadas en la raza, la edad, la religión, la discapacidad o la condición económica, social o de otra índole.

Leer másLos Principios de Yogyakarta